Guadalajara - Ciudad de México
+52-33-3146-0966

Disfonía Espasmódica

Laringología y Trastornos de la Voz

Disfonía Espasmódica

Spasmodic Dysphonia Treatment Program

 

La disfonía espasmódica es un trastorno que afecta los músculos de la voz en la laringe. En Vocalia ® Laringología y Trastornos de la Voz – Laryngology and Voice Disorders, tenemos amplia experiencia tratando la Disfonía Espasmódica.

La disfonía espasmódica es un trastorno de la voz. Provoca espasmos involuntarios en los músculos de la laringe. Esto hace que la voz se rompa y tenga un sonido tenso, tenso o estrangulado. Siga leyendo para obtener más información, incluidas las causas, los síntomas y el tratamiento.

Somos proveedores médicos en México para el tratamiento de la Disfonía Espasmódica, directorio del National Spasmodic Dysphonia Association.

Disfonía Espasmódica / Spasmodic Dysphonia - Dr. Gerardo López Guerra

Disfonía Espasmódica / Spasmodic Dysphonia - Dr. Gerardo López Guerra

Tratamiento de la Disfonía Espasmódica – Laringólogo, Laringología y Trastornos de la Voz, Doctor de la Voz, Dr. Gerardo Lopez Guerra FACS, Guadalajara, Jalisco, México.

Encontrará más imágenes sobre nuestros tratamientos e información de interés, en nuestra cuenta de Instagram®.

¿Qué es la disfonía espasmódica?

La disfonía espasmódica es un trastorno neurológico y crónico de la voz, lo cual resulta en un espasmo involuntario de las cuerdas vocales. La disfonía espasmódica es una afección de por vida. Afecta con mayor frecuencia a las mujeres, particularmente entre las edades de 30 y 50 años.

Estas contracciones musculares anormales afectan a los músculos que cierran o abren las cuerdas vocales al hablar, provocando que la voz se quiebre y tenga un sonido tenso o forzado (disfonía espasmódica ADuctora) o muy débil y “aereado” (disfonía espasmódica ABDuctora). 

¿Cuáles son los síntomas de la disfonía espasmódica?

Los síntomas de la disfonía espasmódica varían dependiendo de si los espasmos hacen que las cuerdas vocales se cierren o se abran. El habla forzada o difícil, débil, tranquila o susurrante puede deberse a una disfonía espasmódica.

Al principio, los espasmos al hablar, pueden ser leves y presentarse sólo de vez en cuando, sobretodo en situaciones de estrés.

Conforme avanza la enfermedad, estos espasmos pueden empeorar y presentarse con mayor frecuencia, hasta ser casi imposible hablar con frases completas.

Los síntomas pueden empeorar cuando la persona está cansada o tensa, y pueden también mejorar mucho o incluso desaparecer, por ejemplo, cuando la persona ríe o canta.

La disfonía espasmódica es un trastorno que se caracteriza por el movimiento involuntario de uno o más músculos de la laringe u órgano de la voz, causando que la voz se corte o que salga con mucha dificultad.

Los primeros síntomas de disfonía espasmódica se presentan con mayor frecuencia entre los 30 a los 50 años de edad.

La gravedad de los espasmos de la voz fluctúa. Pueden disminuir durante horas e incluso días.

¿Cómo se diagnostica la disfonía espasmódica?

La visualización de los espasmos a nivel de las cuerdas vocales, durante el estudio de la laringoscopía y la videostroboscopía, además de las características de la voz, es los que nos da el diagnóstico.

La mejor evaluación del problema se logra mediante el trabajo en equipo de un grupo de profesionales que incluya:

  • Un patólogo del habla y el lenguaje (también llamado en español logopeda, fonoaudiólogo, terapeuta del habla o foniatra) para evaluar la producción y el timbre de la voz
  • Un laringólogo (especialista laringe y cuerdas vocales) para el reconocimiento de las cuerdas vocales y su movimiento
  • Un neurólogo para la detección de síntomas de problemas neurológicos

¿Cuántos tipos de disfonía espasmódica hay?

Hay 3 tipos de disfonía espasmódica:

  • Disfonía espasmódica aductora. Este es el tipo más común. Provoca espasmos involuntarios repentinos que hacen que las cuerdas vocales se endurezcan y se cierren de golpe. Los espasmos interfieren con la vibración de las cuerdas vocales y con la producción de sonidos. El estrés puede empeorar los espasmos. Los sonidos del habla son forzados y llenos de esfuerzo. Los espasmos no ocurren al susurrar, reír, cantar, hablar en un tono alto o hablar mientras se respira.
  • Disfonía espasmódica abductora. Este tipo provoca espasmos involuntarios repentinos que provocan la apertura de las cuerdas vocales. La vibración no puede ocurrir cuando los cables están abiertos, por lo que es difícil hacer sonido. Además, la posición abierta deja escapar el aire durante el habla. Los sonidos del habla son débiles, silenciosos y susurrantes. Los espasmos no ocurren cuándo se ríe o se canta.
  • Disfonía espasmódica mixta. Esta es una combinación de síntomas de ambos tipos de disfonía.

¿Qué es lo que da origen a la disfonía espasmódica?

Se desconoce la causa exacta de la disfonía espasmódica. Se cree que un trastorno del sistema nervioso causa la mayoría de los casos. Pueden ocurrir junto con otros trastornos del movimiento.

Los investigadores creen que puede deberse a un problema en los ganglios basales del cerebro. Esta es el área que ayuda a coordinar el movimiento muscular. La disfonía espasmódica puede ser hereditaria. Puede comenzar después de un resfriado o gripe, una lesión en la laringe, un largo período de uso de la voz o estrés.

¿Cuáles son los tratamientos para la disfonía espasmódica?

El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas del trastorno. La cirugía para cortar uno de los nervios de la cuerda vocal se ha utilizado con un éxito moderado en algunas personas.

La inyección de toxina botulínica directamente en los músculos afectados de la laringe es el tratamiento con más éxito al día de hoy. Pero debe hacerse de forma regular (cada 3 a 6 meses o más dependiendo de la persona).

La terapia del habla puede ser útil en casos severos donde hay constricción muscular con espasmos neurológicos. Un neurólogo puede participar en su tratamiento cuando hay un temblor vocal junto con disfonía espasmódica. Los temblores se pueden tratar con ciertos medicamentos.

Hay investigaciones en curso sobre este trastorno, con el objetivo de llegar a un tratamiento que brinde un alivio duradero o posiblemente una cura.

En la actualidad no existe una cura definitiva para la disfonía espasmódica, los tratamientos disponibles requieren que sean seriados a lo largo de la vida del paciente y de la evolución de la enfermedad.

Sin embargo, sí existen varias opciones como tratamiento para mejorar la voz, aliviar o controlar los espasmos vocales de manera temporal.

Las opciones con las que contamos al día de hoy se engloban en cuatro categorías:

  • A) Tratamientos médicos vía oral
  • B) Inyección de toxina botulínica en laringe
  • C) Cirugía de laringe
  • D) Terapia del habla

Estos tratamientos funcionan mejor cuando se combinan algunos de estos, cada caso debe ser estudiado individualmente.

A. Tratamientos médicos vía oral para la Disfonía Espasmódica

Los medicamentos vía oral, proveen de poco alivio de los síntomas de la disfonía espasmódica, sin embargo, si el paciente presenta además de la disfonía espasmódica, otras formas agregadas de contracciones anormales en la laringe (distonía), estos pueden mejorar con la administración de medicamentos usados para relajar los músculos o los nervios con exceso de actividad.

B. Inyección de Toxina botulínica en Laringe

Esta se deriva de la bacteria llamada “Clostridium botulinicum”, y funciona bloqueando la actividad de los nervios en los que se aplica.

Esta toxina bloquea la liberación de un neurotransmisor llamado acetilcolina, el cual esta encargado de activar las contracciones musculares en la laringe.

De esta manera, se causa una debilidad temporal en el músculo inyectado y una reducción en el número y la severidad de los espasmos musculares.

Nuestro método de aplicación de la toxina y un cálculo correcto de la dosis, nos permiten ofrecer a nuestros pacientes una ausencia de los espasmos de 3 a 6 meses en promedio con cada aplicación.

Muchos estudios sobre la disfonía espasmódica, muestran que por lo menos un 90% de los pacientes obtienen buenos resultados con este tratamiento.

Desde 1984, la aplicación de esta toxina ha beneficiado a miles de pacientes en todo el mundo y es el tratamiento al día de hoy más efectivo contra este padecimiento, su eficacia y seguridad están ampliamente documentadas en la literatura médica.

Disfonía Espasmódica / Spasmodic Dysphonia - Dr. Gerardo López Guerra

a) ¿Cómo se inyecta la toxina botulínica para la disfonía espasmódica?

En nuestro centro inyectamos la toxina botulínica directamente en los músculos afectados de la laringe, a través de la boca del paciente, sin dolor, con anestesia local y bajo visión directa de las cuerdas vocales mediante un laringoscopio, lo cual hace que el procedimiento sea muy preciso.

Este método de aplicación es rápido, no doloroso, muy efectivo y bien tolerado por los pacientes. Con este tratamiento se consigue una reducción o desaparición de los espasmos laríngeos, regresando la voz normal a los pacientes.

Esta toxina se inyecta directamente en el músculo que se quiere afectar, la inyección puede ser lateral o bilateral. Entre más grande es la dosis inyectada, más se debilitará el músculo inyectado.

Los músculos no son estructuras aisladas, al inyectar la toxina botulínica, esta puede distribuirse hacia estructuras cercanas a la región inyectada causando síntomas o efectos secundarios, los cuales se manifestarán dependiendo de la estructura afectada.

Esto debe discutirlo ampliamente con su médico antes de la inyección.

b) ¿Qué dosis se utiliza de toxina botulínica para la Disfonía Espasmódica?

Existen distintos tipos de toxina botulínica, en nuestro centro utilizamos la toxina tipo A, con la cual en la mayoría de la población, basta una dosis de 3 a 5 unidades por cuerda vocal.

Hay pacientes que notan resultados con 1 unidad o incluso con dosis de hasta 12 unidades o más por cuerda vocal, cada dosis es ajustada de manera individual.

No se sabe el por que algunos pacientes presentan efectos mas cortos o mas prolongados de la toxina, motivo por el cual el efecto de esta puede variar de aplicación a aplicación en el mismo paciente.

Disfonía Espasmódica / Spasmodic Dysphonia - Dr. Gerardo López Guerra

c) ¿Qué debo esperar después de la inyección de la toxina botulínica?

Se puede esperar molestia en el sitio de la inyección, esta es generalmente mínima.

El habla puede dificultarse durante la hora siguiente a la inyección. La toxina tarda en comenzar a funcionar hasta aproximadamente 2 días posteriores a la inyección.

La voz puede volverse débil por algunos días, una vez que estos efectos pasan, la voz se refuerza y se vuelve fluida con casi ningún síntoma, devolviendo al paciente el control de su voz.

El efecto de la toxina botulínica se ira desvaneciendo gradualmente conforme pasan los meses, y es generalmente el paciente quien nota que es tiempo de la siguiente dosis al volver a manifestar los síntomas de los espasmos vocales.

Disfonía Espasmódica / Spasmodic Dysphonia - Dr. Gerardo López Guerra

Si el paciente no responde bien a la terapia con la toxina botulínica, esto puede deberse a varios factores, como un diagnóstico incorrecto, dosis inadecuada, inyección inadecuada, progresión de la enfermedad o la co-existencia de alguna enfermedad neurológica.

Los mejores resultados se dan al tener confianza con su médico, ya que este tipo de terapias requieren de múltiples sesiones y un trabajo coordinado en equipo entre el doctor y el paciente hasta que se consiguen los resultados deseados.

d) ¿Cuales son las complicaciones o efectos secundarios de la inyección de la toxina botulínica?

Los posibles o esperados efectos secundarios de las inyecciones de la toxina botulínica en la laringe son:

  • Debilidad moderada en la voz / fuga de aire al hablar si se inyecta en los músculos para cerrar las cuerdas vocales
  • Tos moderada o sensación de ahogo al beber líquidos de manera rápida o durante la deglución
  • Falta de aire moderado, especialmente al hacer ejercicio, sobretodo si se inyecta en los músculos para abrir las cuerdas vocales

Estos efectos secundarios son transitorios y podrían resolverse en 1 a 6 semanas después de la inyección.

C. Cirugía de Laringe para la Disfonía Espasmódica

El objetivo final de estos procedimientos es similar al de la toxina botulínica, es decir, debilitar los músculos que causan los espasmos vocales. Esto puede lograrse mediante dos distintas operaciones de laringe.

Únicamente hablaremos de las cirugías para la disfonía espasmódica aductora.

a) Tiroplastia

Consiste en separar las cuerdas vocales, mediante la operación del cartílago tiroides, de tal forma que al aumentar la distancia entre una cuerda vocal y otra, estas no se toquen durante los espasmos.

Esto resulta en una voz mas débil, y la mayoría de los pacientes (2/3) muestran beneficio únicamente durante los 12 meses posteriores a la cirugía.

b) Cirugía de denervación selectiva aductora

Este procedimiento consiste en cortar los nervios en ambos lados de la laringe de los músculos que están involucrados en la disfonía espasmódica aductora, debilitando así los músculos, a este proceso se le conoce como denervación quirúrgica.

En un segundo tiempo, se re-conectan los nervios no afectados a los nervios seccionados durante la denervación, lo cual previene que los músculos debilitados se atrofien. Es un procedimiento muy invasivo con resultados variables, sin embargo hay reportes de pacientes que consiguen una resolución estable de su problema.

D. Terapia del habla

Esta consiste en entrenar al paciente en técnicas de alteración de la voz, para disminuir la tensión vocal, mejorar la postura y respiración al hablar.

Otros beneficios de complementar el tratamiento con la terapia del habla incluyen, la instrucción y enseñanza de cómo realizar ejercicios vocales, control de la voz, medidas de higiene vocal, respiración, ejercicios que involucren reír y cantar.

“Nuestro método de aplicación de la toxina botulínica en las cuerdas vocales, se realizan a través de la boca del paciente, en menos de 5 minutos y sin dolor”.

Utilizamos una técnica de inyección directa, la cual nos da como resultado una duración mayor del efecto de la toxina botulínica.

Estas inyecciones se realizan a través de la boca, sin dolor, el tratamiento se realiza con anestesia local y son procedimientos que duran 5 minutos en promedio, y son ambulatorios (el paciente se va después de la inyección a casa).

Se recomiendan inyecciones de pequeñas dosis de toxina botulínica en una o ambas cuerdas vocales de manera periódica (cada 3 a 6 meses dependiendo de cada caso).

La toxina botulínica debilita los músculos laríngeos y tiene como resultado la desaparición de los espasmos, causando en el paciente la producción de una voz más suave y menos forzada.

“Es posible que durante un corto periodo de tiempo, después de cada tratamiento, las inyecciones causen temporalmente una voz muy débil, voz entrecortada o dificultad al tragar”.

Vivir con disfonía espasmódica

La dificultad para hablar puede causar estrés constante. El asesoramiento con su médico puede ayudarle a aprender a sobrellevar la situación. Los grupos de apoyo pueden ayudar con el proceso. Si el habla es muy difícil o imposible, hay pacientes que utilizan dispositivos electrónicos que pueden ayudarle a la comunicación. Los avances tecnológicos incluyen software de computadora o aplicaciones para teléfonos celulares que pueden traducir texto a voz.

Establezca una buena comunicación con su laringólogo, patólogo del habla y neurólogo para desarrollar el mejor tratamiento posible para sus necesidades.

El siguiente video en inglés, pertenece a la Asociacion Nacional de Disfonia Espasmódica (NSDA) de los EE.UU., y muestra los diferentes tipos de Disfonía Espasmódica; este y otros tratamientos estan disponibles al 100% en nuestros centros.

Programas de Tratamiento | Treatments and Procedures

  1. Cáncer y Displasia de Laringe
  2. Cuidado de la Voz Profesional
  3. Disfonía Espasmódica
  4. Estenosis Laringotraqueal
  5. Feminización de la Voz
  6. Granuloma Laríngeo
  7. Pólipos, Nódulos y Quistes de cuerdas vocales
  8. Papilomatosis Laríngea Recurrente
  9. Parálisis de cuerdas vocales
  10. Telemedicina

Enlaces de Interés

Citas

  • Vocalia ® Guadalajara – Hospital Puerta de Hierro Sur – Dr. Gerardo López Guerra:33-3146-0966 y 33-3271-9899
  • Vocalia ® Ciudad de México – Hospital ABC de Santa Fe – Dr. Alejandro M. Vargas Aguayo: 55-1664-7035

Horarios

  • Lunes a Viernes de 10:00 am a 2:00 pm y de 4:00 pm a 8:00 pm.

Hoteles cercanos

  • Vocalia ® Guadalajara, con hoteles a menos de 500 metros de distancia, Hotel Ramada Encore Guadalajara y Hotel City Express Plus Guadalajara Palomar, ambos hoteles con desayuno incluido y WiFi gratis, tarifas promocionales para pacientes.
  • Vocalia ® Ciudad de México, con hoteles a menos de 800 metros de distancia, Hotel Presidente Intercontinental Santa Fe, y Hotel City Express, ambos con desayuno y WiFi incluido.