01-33-3146-0966  l  info@cuerdasvocales.com

Higiene Vocal

cigarro

Los profesionales de la voz utilizan de forma exhaustiva y reiterativa los músculos laríngeos, y por tanto deben ajustarse a unos hábitos y condiciones de vida que permitan mantener dichos músculos en forma.

Cuando hablamos de prevención podemos distinguir entre: Prevención primaria, a realizar en aquellos docentes que aún no padecen trastorno de la voz alguno, pero que tienen factores de riesgo; Prevención secundaria: para tratar de evitar el agravamiento en quienes ya padecen el trastorno; y Prevención terciaria con objeto rehabilitador.

En Vocalia ® somos una clínica de la voz especializada en el tratamiento de los problemas de la voz, problemas agudos y crónicos de laringe y cuerdas vocales como la disfonía, afonía y voz ronca. Si padeces de una disfonía (voz ronca) de mas de 14 días y no mejora, podrias estar desarrollando algun problema en tus cuerdas vocales. Deja de darle vueltas, ¡Ven y visítanos! - Estarás en buenas manos. Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:30 am a 2:00 pm y de 4:00 pm a 8:00 pm. Mas información en www.cuerdasvocales.com.

 

La PREVENCION PRIMARIA de la voz profesional incluye medidas en torno al ambiente, a la persona y a la voz, además de otras con carácter organizativo.

Medidas en torno al ambiente: Los ambientes ruidosos obligan al profesorado a levantar la voz para hacerse oír. Sería conveniente realizar una evaluación de las condiciones de trabajo en relación con el ruido.

Otros problemas de la voz están relacionados con la mala calidad del aire ambiental. La exposición crónica a partículas irritantes como puede ser el polvo de la tiza favorecen también la inflamación de los pliegues vocales.

Así, las recomendaciones relacionadas con el medio ambiente serían:

  • Evitar los ambientes cargados de humo, puesto que irritan y producen sequedad de la mucosa.
  • Controlar los ambientes con aire acondicionado o con exceso de calefacción.
  • Humidificar el ambiente cuando haya calefacción.
  • Cuidar las emanaciones de olores fuertes, productos de limpieza, pinturas, etc.
  • Mejorar la acústica de los espacios cerrados en los centros de nueva creación.
  • Controlar y reducir el ruido ambiental en la medida de lo posible.
  • Aspectos referentes a la organización del trabajo: evitar tensiones, discusiones, sobrecarga de horas lectivas, acumulación de horas en una misma jornada.

Atendiendo a la persona, podemos realizar las siguientes recomendaciones sobre la higiene vocal:

  • No fumar. El tabaco es un agente nocivo para la mucosa de la laringe, irritándola de tal forma que los pliegues
  • vocales pierden movilidad, al estar inflamada.
  • No abusar de las bebidas alcohólicas, sobre todo antes de utilizar intensamente la voz.
  • Evitar los picantes en la alimentación.
  • Evitar las comidas copiosas y llevar una alimentación equilibrada.
  • No tomar bebidas excesivamente frías ni calientes.
  • Evitar los caramelos de menta.
  • Hidratarse adecuadamente: beber agua con frecuencia.
  • Mantener un ritmo regular de sueño.
  • Respirar adecuadamente, permitiendo que el abdomen y la zona intercostal de muevan libremente.
  • No girar el cuello al hablar mientras se escribe en la pizarra.
  • Debe evitarse los chillidos y los gritos, así como hablar con un ritmo inadecuado.
  • Atender a los signos y síntomas de alarma (cansancio al finalizar la semana, cambios en el tono de voz, sensación de quemazón y carraspeo).

Las recomendaciones entorno a la voz se basan en contrarrestar el círculo vicioso del sobreesfuerzo vocal, los factores desencadenantes y los factores favorecedores. Así pues se aconseja:

  • No forzar la voz por encima del nivel de ruido ambiental.
  • No forzar la voz cuando se padecen procesos patológicos en la laringe.
  • Evitar el uso de la voz en estados de agotamiento físico y/o mental.
  • Evitar los abusos extralaborales de la voz.
  • Aprender una técnica vocal adecuada.
  • Acompañar la técnica vocal de un control emocional, intentando dominar las situaciones sin un continuo y excesivo esfuerzo vocal.
  • Aprender a manejar las pausas adecuadamente cuando se habla.
  • Saber escuchar además de hablar.
  • Beber agua durante la exposición de la voz.
  • Evitar carraspear y toser con frecuencia.
  • Acudir al especialista cuando exista duda.

Las medidas organizativas afectan básicamente a la formación:

  • Cursos de formación para prevenir problemas de la voz.
  • Campañas informativas para sensibilizar al colectivo docente respecto a los problemas de la voz y su cuidado.
  • Realización de reconocimientos médicos específicos.
  • Realización de evaluaciones acústicas en los centros.

La PREVENCION SECUNDARIA implica la actuación una vez que la enfermedad se ha instaurado.

Durante el primer estadio clínico (fatiga vocal, sequedad bucal o picor en la garganta), una buena técnica vocal va a tener un papel profiláctico. Tenemos que actuar sobre el tono. Mantener el mismo tono, variando el volumen según las necesidades es un error, ya que esto lleva a una sobrecarga de los pliegues vocales y al sobreesfuerzo vocal. Es indispensable conseguir la independencia tono-volumen para lo cual podemos recurrir a actividades como:

  • Incrementar la autopercepción del entorno y del modo en que usamos la voz.
  • El uso de sistemas de amplificación.
  • El control de la conducta emocional en situaciones de especial tensión.
  • Evitar hablar con alta intensidad.

Debemos tender a hablar en un tono óptimo interiorizando este como el tono habitual y poder cambiar el volumen sin incurrir en variaciones tonales.

Las medidas de PREVENCION TERCIARIA se solapan con aquellas de reeducación de la voz. El uso correcto de la voz es en sí un aprendizaje que debe pasar por distintas etapas, conocimiento de la técnica vocal, empleo de la misma de forma consciente y luego automáticamente.

Share this post

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn